Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

lunes, 30 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 39

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 39


Me levanto temprano. Supongo que como es el último día de mi vida, o al menos el ultimo día de la 
vida que construí aquí, estoy ansiosa por sacarle todo el jugo. 

Y aunque estoy segura de que voy a ser recibida con un coro completo de ¡Perdedora! Y los más 
recientes ¡Bruja!, sabiendo que es la última vez que voy a ser objeto de todo eso maca la diferencia. 

En el colegio Hillcrest (la escuela a la que estoy regresando), tengo montones de amigos. Lo que 
hace el presentarse de lunes a viernes mucho más llamativo, sino divertido. Y no recuerdo ni una vez 
haberme sentido tentada a faltar (como estoy haciendo casi todo el tiempo aquí), y no estaba 
deprimida por no encajar. 

Y para ser honesta, creo que por eso es que estoy tan ansiosa por volver. Porque además de la 
emoción obvia de estar con mi familia de nuevo, tener un buen grupo de amigos que me aman y me 
aceptan, y con los que puedo ser yo misma... hace que la decisión se mucho más fácil. 

Una decisión que ni siquiera me pondría a considerar si no fuese por Edward. 

Pero aunque no puedo terminar de creer que no voy a volverlo a ver nunca más... nunca voy a tocar 
su piel de nuevo, el calor de su mirada, o sentir sus labios sobre los míos... estoy dispuesta a 
renunciar a todo eso. Si significa reclamar mi vieja yo y volver a mi familia... entonces no hay opción. 

O sea, Tanya me mato para poder tener a Edward para ella. Y Edward me trajo de vuelta así podía 
tenerme para él. Y por mucho que lo amo, por mucho que todo mi corazón duele ante la perspectiva 
de no verlo nunca más, sé que el momento en que él me volvió a la vida, él cambio el orden real de 
las cosas. Haciéndome algo que nunca debí ser. 

Y ahora es mi trabajo volverlo todo a como estaba. 

Me paro frente a mi placard y agarro mis jeans más nuevos, un suéter con escote en V, y mis 
zapatillas nuevas... justo como estaba usando en la visión que tuve. Luego paso los dedos por mi 
pelo, me pongo un poco de lápiz de labios, me pongo los pequeños aritos de diamante que mis 
padres me regalaron para mi cumpleaños 16 (ya que definitivamente notaran si faltan), junto con el 
brazalete da caballos de cristal que Edward me dio que no tiene lugar en la vida a la que regreso, 
pero no me lo sacare de ninguna forma. 

Luego tomo la mochila, miro alrededor de mi ridículamente grande cuarto una última vez, y salgo por la puerta. Ansiosa por mirar una última vez a la vida que no siempre disfrute y que seguramente no 
recuerde, pero aun así necesitando decir algunos adiós y enderezar algunas cosas antes de irme 
para siempre. 

En el segundo que entro en el estacionamiento del colegio, empiezo a buscar a Edward. Tratando de 
encontrarlo a él, a su auto, cualquier cosa, por pequeña que sea, lo que pueda encontrar. Queriendo 
ver lo más que pueda de él mientras puedo. Y sintiéndome decepcionada cuando no lo encuentro. 

Estaciono mi auto y me dirijo hacia las clases, tratando de no hacer conclusiones antes de tiempo o 
actuar de manera exagerada solo porque no llego aun. Porque aunque se está convirtiendo en una 
persona totalmente normal mientras el veneno irrumpe el progreso de cientos de años, por cómo se 
veía ayer... aun hermoso, aun sexy, y todavía sin envejecer... adivino que el fin no llegara hasta 
dentro de varios días. 

Además, sé que él aparecerá eventualmente, o sea, ¿Por qué no lo haría? Es la estrella indiscutible 
de aquí. El mas apuesto, el más rico, el que hace las mejores fiestas... o al menos eso es lo que 
escuche. Prácticamente obtiene una ovación solo por aparecer. Y dime, ¿Quien podría resistirse a 
eso? 

Me muevo por entre los estudiantes, mirando a todas las personas con las que nunca hable, y que 
apenas me hablaron salvo para gritarme algo hiriente. Y aunque estoy segura de que no van a 
extrañarme, no puedo dejar de preguntarme si alguna vez van a notar siquiera que ya no estoy. O, si 
todo va a terminar como pienso... vuelvo en el tiempo, ellos también, y el tiempo que pase aquí deja 
de tener importancia en sus vidas. 

Tomo un largo suspiro y me dirijo a la clase de inglés, esperando ver a Edward con Jessica, pero 
encontrándola sola en cambio. O sea, ella esta cuchicheando con Lauren y Mike como siempre, pero 
Edward no se encuentra en ningún lado a la vista. Y cuando paso por su lado camino a mi banco, 
lista para cualquier cosa que ella este por poner en mi camino, pero me encuentro solo con silencio, 
una sólida negación a siquiera reconocer mi presencia, mucho menos tratar de hacerme caer, lo que 
me llena de miedo e incomodidad. 

Y luego de tomar asiento y acomodarme, me paso los siguientes 50 minutos mirando entre el reloj y 
la puerta, mi ansiedad creciendo con cada momento que pasa. Imaginándome todo tipo de horribles 
escenarios hasta que la campana suena yo corro hacia el hall. Y para el cuarto periodo cuando él 
todavía no apareció, estoy por tener un ataque de pánico cuando entro a la hora de historia y Emmett 
desapareció también. 

-Bella,- Dice el Sr. Molina, mientras yo estoy parada junto a él, mirando fijo al asiento vacío de 
Emmett mientras mi estomago se revuelve. -Tienes mucho que hacer para ponerte al día.- 

Lo miro de reojo sabiendo que quiere discutir mis faltas, mis trabajos sin entregar, y otras cosas 
irrelevantes que no quiero escuchar. Así que salgo corriendo por la puerta, pasando por las mesas 
de comedor antes de frenar, respirando aliviada cuando lo veo. O no lo veo a él, pero si a su auto. El 
BMW negro que él solía apreciar tanto, que ahora tiene una gruesa capa de mugre estacionado en la 
parte de Prohibido Estacionar. 

Aún así, a pesar de que está sucio, lo miro como si fuese la cosa más linda que nunca vi. Sabiendo 
que si su auto esta aquí, entonces el también. Y todo está bien. 

Y justo cuando estoy pensando que debería moverlo para que no lo multen, una garganta se aclara 
detrás mío y una voz dice: -Perdón, ¿Pero no deberías estar en clase?- 

Me giro, mi mirada cruzándose con la del director cuando digo: -Um, si, pero primero tengo que...- Señalo hacia el auto de Edward como si estuviese haciéndole un favor no solo a un amigo sino también a la escuela. 

Pero el director está menos interesado en las violaciones de estacionamiento que en personas que 
suelen dejar las clases, como yo. Y todavía enojado por nuestra última confrontación cuando Esme 
se hizo cargo de mi caso y cambio de expulsada a suspendida, el se encoje mientras me mira de 
arriba abajo y dice:

-Tienes dos opciones. Puedo llamar a tu tía y pedirle que deje el trabajo para venir aquí, o...- Hace una pausa, tratando de matarme con el suspenso aun cuando no se tiene que ser psíquico para saber a dónde va esto. -O puedo llevarte de nuevo a clase. ¿Cuál prefieres?- 

Por un momento, estoy tentada de elegir la opción número uno... solo para saber qué es lo que él 
haría. Pero al final, me dirijo nuevamente a clase. Sus zapatos golpeando el cemento mientras me 
lleva por el hall antes de depositarme en la puerta del Sr. Molina donde mi mirada se fija en Emmett 
que no solo está ocupando su asiento sino que también menea la cabeza riéndose mientras yo me 
dirijo al mío. 

Y aun cuando Molina está acostumbrado a mi errático comportamiento ya, él sigue intentando 
llamarme la atención. Preguntándome todo tipo de preguntas sobre historia, tanto las que 
estudiamos como las que no. Y mi mente esta tan preocupada con Emmett y Edward y mi plan que yo solo respondo de forma robótica, viendo las respuestas que él tiene en la cabeza y repitiéndolas. 

Así que cuando él dice: -Así que dime Bella, ¿Qué cene ayer por la noche?- 

Yo automáticamente digo: - Dos porciones de pizza que quedaron y una vaso y medio de Chianti.- Mi mente esta tan concentrada en mis dramas personales que tardo un momento en notar que se ha 
quedado con la boca abierta. 

De hecho, todos se han quedado así. 

Bueno, todos salvo Emmett que solo niega con la cabeza y se ríe más alto. 

Y justo cuando la campana sueña y yo trato de salir al corredor, Molina se para frente a mí y dice:

-¿Cómo lo haces?- Presiono mis labios juntos y me encojo de hombros mientras hago como que no 
tengo idea de que está hablando. Aunque está claro que él no lo va a dejar pasar, se lo ha preguntado por semanas. 

-¿Cómo haces para... saber cosas?- Él dice, sus ojos entrecerrados. -Sobre acontecimientos 
históricos al azar que nunca estudiamos... ¿sobre mi?- 

Miro al suelo y tomo un largo respiro, preguntándome si estaría mal tirarle un hueso. O sea, me voy 
esta noche, y seguramente él ni siquiera recuerde esto, así que ¿Qué daño haría decirle la verdad? 

-No lo sé,- Me encojo. -No es que yo haga nada. Imágenes e información aparecen en mi cabeza.-

Me mira, luchando entre creerme o no. Y sin tener tiempo o ganas de tratar de convencerlo, pero aun 
así queriendo dejarlo con algo bueno, digo:

-Por ejemplo, sé que no deberías darte por vencido con tu libro porque va a ser publicado algún día.-

Él toma aire, sus ojos bien abiertos, su expresión entre esperanza y completa incredulidad. 

Y aún cuando me mata agregarlo, aun cuando la idea me hace querer vomitar, sé que hay algo más 
que necesita ser dicho, es lo correcto. Además, ¿Qué podría salir mal? O sea, me voy de todas 
formas, y Esme se merece salir y divertirse un poco. Y además de su preferencia por bóxers de los 
Rolling Stone, las canciones de Bruce Springsteen, y su obsesión con el renacimiento... el parece 
ser inofensivo. Sin mencionar que no va a llegar a ningún lado ya que la vi volviendo con un hombre 
que trabaja en su edificio...

-Su nombre es Esme,- Digo, antes de pensarlo dos veces y cambiar de opinión. Luego, viendo la 
confusión en sus ojos, agrego, -Ya sabes, ¿la rubia pequeña de Starbucks? ¿La que volcó café en tu 
remera? ¿La chica en la que no puedes dejar de pensar?-

Y cuando me mira, es obvio que se quedo sin palabras. Y queriendo dejarlo así, junto mis cosas y 
me dirijo a la puerta, mirando por sobre mi hombro para decir:

-Y no deberías tener miedo de hablar con ella. De verdad. Sólo toma valor y háblale de una vez por todas. Te vas a dar cuenta de que es realmente buena.-
·
·
·
Hola mis lectores bonitos! Y aquí vengo con otro capítulo de esta adaptación :) Espero que estén felices, tanto como yo, de que este blog este volviendo a la vida. Una semana publicando cada día, creo que hacía años que no pasaba esto... bueno, pero que siga así por mucho tiempo!

Os deseo un feliz lunes y un buen comienzo de semana! Os quiero!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Buscame también por Google +






El comienzo de una nueva vida * Capítulo 2

Summary: Bella trabaja para Edward un antiguo compañero de clase que fue muy especial y es novia de Jacob. ¿Qué sucederá?
·
·
·
Este fic es completamente propiedad de Mari del blog http://sangreyhielo.com.es 
Los personajes son propiedad de la espectacular Meyer.
Tengo permiso de la autora para publicar su historia en mi humilde rincón que es este blog.
Dicho todo esto, espero que la disfruten!^^
·
·
·


CAPÍTULO 2: Mi vida después de la marcha de Edward


Pasaban los días, las semanas, los meses, hasta que Jacob se harto de verme así.

-Bella, se acabo tu encierro, no sales, apenas comes, no hablas con nadie, te pasas el día sentada en el sofá mirando hacia la puerta esperándolo, pero ya es hora de que comprendas que no va a volver, ni el ni su familia.- me dijo Jake situándose delante de mi muy enfadado.

-Es mi vida y con ella hago lo que quiero.- le dije evitando su mirada puesto que sabia que tenia razón.

-Bella, por favor reacciona yo te quiero y quiero hacerte feliz.- me dijo Jake antes de besarme.

-Jake nosotros somos amigos.- le dije terminando el beso.

-Bella podemos ser felices juntos, vamos a intentarlo ¿si?.- me dijo mirándome a los ojos, ya que tenia mi cara entre sus manos para que no evitara su mirada.

-Lo intentare.- le dije.- Pero ya es tarde y quiero descansar.

-Vale, te dejo descansar.- me dijo mientras veía como entraba a mi dormitorio y cerraba la puerta.

Desde que Edward se fue Jake se mudo a vivir conmigo en la habitación de Edward, porque no quería que estuviera sola.

Conforme pasaban los días fui saliendo de mi sonambulismo gracias a Jake.

A la vez que seguía con mis estudios como abogada y el como ingeniero mecánico, salíamos a cenar, a comer, a pasear………. Y eso me iba devolviendo a la vida, pero solo en parte ya que mi corazón siempre estaría partido y en mi mente siempre estarían los recuerdos de los años pasados con Edward……

Después de varios meses saliendo con Jake llegaron las vacaciones de navidad y volvimos a Fork a pasarlas con mi padre y su esposa Sue que nos esperaban muy ilusionados por mi visible mejoría, gracias al amor de Jake, ya que el era quien informaba a mi padre de cómo me iba encontrando y ya se había encargado también de decirle que estábamos saliendo.

En noche buena Sue preparo una cena especial y yo le ayude en lo que me dejo.
Después de cenar nos sentamos los cuatro en el salón y estuvimos hablando de cómo nos iba con los estudios hasta bien entrada la madrugada que nos fuimos a la cama.

-Bella, Jacob, espero que no os importe compartir la habitación y la cama de Bella, es que no veo correcto que duerma Jake en el sofá y ya es demasiado tarde para que se marche a la reserva a su casa, además en ella esta su hermana Rachel con su marido y sus hijos.- nos dijo mi padre mirándonos.

-Vale, papa no hay problema. –le dije intentando parecer convincente.

-De acuerdo, señor Swan, si usted lo ve bien dormiremos en la cama de Bella, pero yo no tengo ningún problema con dormir en el sofá.- le dijo Jake a mi padre.

-No, hijo duerme con Bella, habéis venido a descansar y ha hacernos compañía unos días.- le dijo mi papa a Jake.

-Además sois chicos buenos y no vais a hacer nada ¿Verdad?.- nos dijo Sue por detrás de mi papa.

-Claro.- dijimos Jake y yo.

-Bien, pues todos a dormir, buenas noches chicos.- nos dijo mi papa.

-Buenas noches.- dijimos Jake y yo mientras veíamos a mi padre y a Sue entrar en su dormitorio.

-Bella si quieres puedo dormir en el salón.- me dijo Jake mirándome atentamente.

-No quédate conmigo, por favor.- le dije entrando en la habitación.

-Bien, pues voy a cambiarme en el baño y así tu también te puedes cambiar.- me dijo cogiendo un pijama de su maleta y saliendo.

Cuando Jacob volvió yo ya estaba acostada y dormida.
Siguieron pasando los días y llego el día de reyes, y Sue y mi padre iban a pasar el día en casa de Sue con sus hijos (seth y Leah) y sus nietos ya que Seth se había casado.

Pero Jake y yo nos quedamos en casa preparando todo para salir esta misma noche hacia nuestra casa ya que las clases empezaban en dos días.

-Bella, sabes cual seria el mejor regalo de reyes para mi.- me dijo Jake mirándome.

-No, ¿cual?.- le pregunte desde la cama doblando algunas ropas.

-Que fueras mia.- me dijo muy bajito.

-¿Como?.- le pregunte creyendo que no era lo que yo había escuchado.

-Que nos entreguemos Bella, uno no es de piedra y después de dormir tantas noches seguidas contigo, pues mis hormonas y mi instinto animal han florecido.- me dijo Jake poniéndose muy nervioso.

No sabia que contestarle ya que no quería fallarle, ni desilusionarlo así que después de pensarlo unos minutos le dije que podíamos intentarlo ya que estábamos solos.

-Si no quieres llegar al fin, simplemente dímelo.- me dijo acercándose a mí.

-De acuerdo.- le dije mirándolo.

Se acerco aun mas a mi y me tomo por la cintura y comenzó a besarme por el cuello hasta llegar a mis labios, a la vez que me desabotonaba la camisa que llevaba.

Ante esto yo también desabotone su camisa y la hice caer al suelo. Mientras Jake no perdía el tiempo y se deshacía de sus pantalones y de los míos, para dejarnos en ropa interior.

-¿Estas segura?.- me pregunta subiendo sus manos por mi espalda hacia el cierre de mi sostén.

-Si….- le dije con la respiración entrecortada mientras que  me desprendía de mi sostén y caímos en la cama.

De un solo movimiento comenzó a entrar en mí y yo gemí más bien por el dolor de la primera vez y su brusquedad que por el placer.

Sus movimientos comenzaron suaves pero fueron subiendo de intensidad hasta que ambos llegamos al orgasmo.

Estuvimos un rato acurrucados y después nos duchamos y nos vestimos para terminar de arreglar todas las cosas para marcharnos.
·
·
·



domingo, 29 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 38

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 38


Con todos los ingredientes reunidos, bueno, todo excepto el agua primaveral, el aceite de oliva extra 
virgen, las velas blancas de forma cónica (las cuales, extrañamente, Cora no tenía, considerando que 
era la cosa más normal que le pedí), cáscara de naranja, y la foto de Edward que no esperaba que 
ella tuviera, regresamos a mi carro. 

Y justo cuando estoy abriendo mi puerta Bree dice: -Creo que caminare a casa desde aquí, ya que 
esta justo a la vuelta de la esquina.-

-¿Estás segura?- 

Ella extiende sus brazos como queriendo abrazar a la noche. Sus labios curvándose en un sonrisa 
mientras dice: -Es tan hermoso estar al aire libre, solo quiere disfrutarlo. 

-¿Tan hermoso como Summerland?- pregunto, cuestionándome ¿por qué de su nuevo estado de 
felicidad?, considerando lo seria que estaba en el cuarto trasero de Cora. 

Ella se ríe, echando su cabeza hacia atrás, su pálido cuello expuesto, nivelando su mirada a la mía 
cuando dice: -No te preocupes, no te preocupes no pienso abandonar a la sociedad y mudarme allí 
de tiempo completo. Es solo que es bueno tener el acceso cuando necesito escapar un poco.-

-Solo ten cuidado en no visitarlo demasiado,- le digo, haciéndome eco la misma advertencia que 
Edward una vez me hizo. -Summerland es adictiva,- agrego, observando cómo rodea su cuerpo con 
sus brazos y se encoje, sabiendo que estoy gastando mis palabras ya que es obvio que regresará 
pronto y tan seguido como pueda. 

-Entonces, ¿conseguiste todo lo que necesitabas?- 

Asiento y me apoyo en la puerta del carro, 

-Y el resto lo recogeré de regreso a casa.- 

-¿Y estás segura de que estás lista?- me observa, su cara tornándose seria otra vez. -Tú sabes, 
¿dejar todo esto? ¿Abandonar a Edward?- 

Trago fuerte, prefiriendo no pensar en eso. Prefiero mantenerme ocupada, enfocada en mi tarea, 
hasta que mañana llegue y sea el tiempo de decir adiós. 

-Porque una vez que algo se ha hecho, no puede ser deshecho.- 

Me encojo de hombros, mirándola a los ojos cuando digo: -Aparentemente eso no es cierto.- 

Observo como inclina su cabeza hacia un lado, su cabello castaño claro flotando sobre su cara antes 
de que capturar los mechones atrás de su oreja. 

-Pero cuando hayas regresado a... bueno, te has dado cuenta que volverás a ser normal. No tendrás 
acceso a esos conocimientos, estarás completamente ignorante... ¿estás segura que quieres regresar a eso? -

Fijo mi mirada en el suelo, pateando una roca pequeña en lugar de voltear a verla. 

-Mira no voy a mentir. Todo esto está sucediendo más rápido de lo que esperaba... y esperaba tener más tiempo para... para terminar algunas cosas. Pero finalmente... bueno, pienso que estoy lista.- Me detengo, repitiendo las palabras que acabo de decir, y sabiendo que no transmitían lo que quería decir. -Quiero decir, sé que estoy lista, de hecho, estoy definitivamente lista. Porque al poner todo de vuelta en su lugar, de la forma en que debería ser... bueno... se siente como que es la correcta forma de hacerlo, ¿tú sabes?-

E incluso cuando pienso que no es lo que pretendía que ocurriera, mi voz se quiebra al final, 
haciendo que suene más como una pregunta que como la aseveración que intentaba hacer. Sacudo 
mi cabeza y digo: -Lo que quise decir era, absolutamente, positivamente y 100% la mejor acción por 
hacer.- Agregando, -Sino, ¿para qué más se me concedió el acceso a esos archivos?- 

Bree me ve, su mirada fija, firme. 

-Además ¿no tienes alguna idea de lo emocionada que estoy de estar con mi familia otra vez?- 

Ella me agarra, abrazándome fuertemente hacia su pecho, susurrando. 

-Estoy tan feliz por ti. De verdad. Y aunque creo que te voy a extrañar, estoy honrada porque hayas confiado lo suficiente en mi como para terminar el trabajo.-

 -No tengo idea de cómo agradecértelo,- murmuro, con un nudo en mi garganta. 

Me alejo, admirando esta gloriosa noche, en esta encantadora ciudad playera, costándome creer que 
dejare todo esto. Dándoles la espalda a Esme, Alice, Rosalie, Bree... Edward... todos ellos... a todo... 
como si nunca existió. 

-¿Estas bien?- me pregunta, su voz calmada y gentil intentando interpretar mi expresión. Yo asiento, aclarando mi garganta señalando hacia la pequeña bolsa de papel morado a sus pies, con el nombre de la tienda de MÍSTICOS & RAYOS DE LUNA en letras doradas. -¿Estás segura de que entendiste, respecto a cómo manejar las hierbas? Necesitas mantenerlas en un lugar oscuro y frío, y no debes mezclarlas o agregarlas al... jugo rojo... hasta el último día... el tercer día.-

-No te preocupes.- Se ríe -Lo que no está aquí,- recoge la bolsa y la sostiene contra su pecho, -está 
aquí.- Apunta a su cabeza y sonríe. 

Yo asiento, parpadeo para evitar que salgan las lágrimas, sabiendo que esto es solo el comienzo de 
una serie de despedidas. 

-Mañana pasaré por tu casa y te dejare el resto de las cosas,- le digo. -Solo en caso de que al final lo necesites, pero dudo de que lo necesitarás.- 

Entonces me subo al coche, arranco el motor, y me alejo. Me dirijo hacia el Océano, sin la agitación de la despedida, sin mirar atrás. Sabiendo que mi única opción ahora es ver hacia el futuro y enfocarme en eso. 

Después de hacer una parada en la tienda para recoger las demás cosas, llevo las bolsas a mi cuarto y vacío su contenido sobre mí escritorio. Sorteando a través de pilas de aceites y hierbas y velas, hasta llegar a los cristales ya que requerirán de más trabajo. Todos ellos necesitando ser programados individualmente de acuerdo a su tipo, antes de ser colocados en la bolsa de seda bordada y dejarlos afuera donde puedan absorber la mayor cantidad de rayos lunares posible, mientras manifiesto un mortero y pistilo (los cuales olvide comprar en la tienda, pero ya que se trata solamente de una herramienta y no de un ingrediente, creo que estaría bien solo manifestarlo), así puedo pulverizar algunas de las hierbas y hervirlas en algunos recipientes (que también manifesté), antes de mezclarlas todas las demás planchas y minerales y polvos de colores que Cora vertió en pequeños frascos de cristal que cuidadosamente etiquetó. Todos estos necesitando ser completados en 7 pasos precisos, que comienzan a hacer resonar la vasija de cristal que ha sido específicamente sintonizada para vibrar a los 7 chakras para que provea inspiración, percepción más allá del tiempo y el espacio, y una gran cantidad de otras cosas que conectan con lo divino. Y mientras veo el montón de ingredientes apilados ante mí, no puedo evitar sentir una pequeña ola de entusiasmo, a sabiendas de que finalmente todo vendrá junto después de cargas de salidas en falso. 

Decir que estaba preocupada sobre ser capaz de encontrar todo esto en un lugar era poco. Era una 
gran y variada lista, Ni siquiera estaba segura si estos artículos existían, lo cual me hacía sentir 
condenada antes de empezar. Pero Bree me aseguro que Cora no solamente podría tenerlos, sino 
que también era de confianza. Y mientras aunque todavía no estoy segura de esa última parte, no es 
como si tuviera algún otro lugar a donde ir. 

Pero la forma en que Cora mantenía su vista en mí, su mirada estrechada en la mía, mientras ella 
reunía los polvos e hierbas, comenzaba a ponerme al borde. Y sosteniendo la lista me señala y me 
dice: -¿Qué es exactamente lo que estás practicando aquí? ¿Es alguna clase de alquimia?- Estaba 
segura de que había cometido un terrible error. Bree miró hacia mí y justo cuando comenzaba a 
avanzar hacia mí sacudo mi cabeza y hago el esfuerzo por reírme y decir:

-Bueno, si quieres decir alquimia en el sentido de dominar la naturaleza, evitar el caos, extender la vida por una cantidad indeterminada de tiempo – una definición que recientemente memoricé después de buscar el significado – entonces no, me temo que mis intenciones no se acercan para nada a eso. Solo estoy tratando con un poco de magia blanca... con la esperanza de lanzar un conjuro que me ayude a pasar los exámenes finales, conseguir una cita para el baile de graduación, y tal vez eliminar mis alergias, las cuales están por alocarse, ya que se acerca la primavera y yo no quiero una nariz que este pegajosa para las fotos, ¿tú sabes?- 

Cuando veo como eso no ha resultado para convencerla, especialmente la parte de las alergias, añado, -Por lo cual necesito ese cuarzo rosa ya que como sabes, se supone que es para atraer el amor, oh y el turquesa - Señalo el colgante que usa. -Bueno, tu sabes que es famoso para la curación, y....- Y aunque sé que estoy preparada para continuar, recitando la lista completa de cosas que aprendí hace solo una hora antes, decido cortar ahí y terminar con encogerme de hombros. 

Desenvuelvo los cristales, teniendo mucho cuidado cada uno en la palma de mi mano, cerrando mis 
dedos a su alrededor, y capturando una luz brillante que se reflejaba desde el núcleo, representando 
el paso más importante, “limpieza y purificación,” que de acuerdo a lo que leí en internet, es la 
primera etapa de en la programación de las piedras. La segunda etapa es pedirles (en voz alta) absorban la energía poderosa de la luna para que puedan suministrar el servicio natural al que están 
destinados. 

-Turquesa- susurro, echando un vistazo a la puerta, asegurándome de que está cerrada, imaginando 
lo embarazoso que sería si Esme irrumpiera y me atrapara hablándole a una pila de rocas. -Te pido 
que sanes, purifiques, y ayudes a equilibrar los chakras como naturalmente estás destinada a hacer.- 

Después aspiro profundo y cargo a la piedra con la energía de mis intenciones antes de deslizarla 
dentro de la bolsa y tomo la siguiente, sintiéndome ridícula, pero sabiendo que no tengo otra opción 
más que continuar. 

Me muevo hacia el cuarzo rosa, recogiéndolos individualmente y cargándolos con luz blanca, antes 
de repetir 4 veces por separado, Podrías traerme amor incondicional y paz infinita. Deslizándolos 
cada uno dentro de la bolsa de seda, observando cómo se acomodan alrededor de la turquesa antes 
de alcanzar la staurolite, una piedra preciosa que se cree se forma del llanto de las hadas, y pidiéndole que provea la sabiduría ancestral, la buena suerte, y ayuda para la conexión con otras dimensiones, antes de dirigirme al gran pedazo de zoisita, y sosteniéndola entre mis dos manos. 

Después de limpiarla con energía blanca, cierro mis ojos y susurro:

-Por favor transforma todas las energías negativas en positivas, y ayudar en la conexión mística con los otros reinos, y podrías... 

-¿Bella? ¿Puedo entrar?-

Echo un vistazo hacia la puerta, sabiendo que solo es una pulgada y media (3.81 cm) de separación entre Esme y yo. Después miro hacia la pila de hierbas, aceites, velas, y polvos, junto con la roca 
en mi mano a la que estoy hablándole. 

-Y por favor ayuda en la recuperación, enfermedades, y cualquier otra cosa que hagas- susurro, apenas consiguiendo que las palabras salgan antes de empujarla a la bolsa. 

Solo que no cabe. 

-¿Bella?- 

Empujo la piedra otra vez, tratando de hacerla entrar, pero la entrada es tan pequeña y la piedra 
demasiado grande para que pueda entrar sin rasgar las costuras. 

Esme toca la puerta otra vez, 3 golpes firmes que son para informarme que sabe que estoy aquí, y 
sabe que estoy haciendo algo, y que su paciencia esta por acabar. Y aunque sé que no tengo tiempo 
para platicar, no tengo otra opción más que decir: -¡Um, solo un segundo!- Forzando a la piedra a 
entrar mientras corro al balcón y la dejo sobre una mesa pequeña con la mejor vista de la luna, antes 
de apresurarme a regresar adentro rápidamente cuando Esme toca otra vez y aprovecho para 
entrar al cuarto, mirando lo que ella tal vez vea, y sabiendo de que no tengo tiempo para cambiarlo. 

-¿Bella? ¿Estás bien?- llama, con igualdad de irritación y preocupación. 

-Si... solo...- Tomo del borde de mi camiseta y le doy un tirón sobre mi cabeza, dándole la espalda a 
la puerta mientras digo: -Um, puedes entrar ahora... solo estaba...- Y en el momento en el que entra, 
deslizándome otra vez a donde estaba, fingiendo modestia, no puedo soportar verla hacerse cargo 
de mi cuando yo no me ha preocupado antes. -Yo... solo me estaba cambiando- balbuceo, viendo 
como frunce las cejas al verme, olfateando el aire de los restos de la olla, alcohol, restos de cigarro, 
o cualquier cosa que la prevenga su nuevo libro crianza de su hijo adolescente. 

-Tienes algo en tu...- Señala hacia el frente de mi playera, -Algo...como rojo ... bueno... que... 
probablemente no se quitará. 

 Tuerce su boca hacia un lado mientras bajo mi mirada hacia el frente de mi playera, que esta 
manchada de rojo e inmediatamente reconociéndola sabiendo que es un rastro del polvo que 
necesito para el elixir. Y sé que se ha filtrado de la bolsa, cuando veo que se ha derramado por todo 
mi escritorio y el piso debajo de él. Genial. Como apareció sí se supone que me la acabo de cambiar. Pienso, poniendo mis ojos en blanco mentalmente mientras ella se acerca a mi cama y se sienta en la orilla y cruza sus piernas, su celular en la mano. Y solo necesito un solo vistazo a su aura gris rojiza sabiendo que su mirada de preocupación en su cara tiene menos que ver con mi aparente falta de ropa limpia y más que ver conmigo, mi extraño comportamiento, mi secretismo, mi forma de alimentación, todo lo cual va a dar a algo más siniestro. 

Y estoy tan concentrada en cómo explicar todas estas cosas que no me di cuenta cuando dijo:

-Ever, ¿te saltaste la escuela el día de hoy?-

Me congelo, observando cómo mira mi escritorio, fijándose en todo el desastre de hierbas, velas, 
aceites y minerales y todo ese tipo de cosas raras que no está acostumbrada a ver, al menos no 
todas agrupadas de esa forma, como si tuvieran un propósito, como si el arreglo no ha sido hecho 
de forma aleatoria. 

-Um, si, Tenía dolor de cabeza. Pero no es gran cosa- Me dejo caer sobre el sillón del escritorio 
girándolo hacia delante y hacia atrás, esperando que eso lo distraiga de lo que ve. 

Ella se arroja entre el gran experimento alquímico y yo, y al momento en el que iba a hablar yo digo: 

-Bueno, quiero decir, que no es gran cosa ahora que ya se me ha quitado. Pero créeme, lo era en 
ese momento. Tenía una de mis migrañas. ¿Tú sabes cómo me pongo a veces?- 

Me siento como la peor sobrina del mundo, una ingrata mentirosa, una absurda charlatana insincera. Ella no tiene idea de lo afortunada que es al verse librada de mi muy pronto. 

-Tal vez es porque no estás comiendo lo suficiente.- Señala, quitándose los zapatos de una patada y 
estudiándome de cerca mientras dice: -Y a pesar de eso, parece que sigues creciendo como la 
maleza. ¡De hecho estas más alta de lo que estabas hace unos días!- 

Bajo mi mirada hacia mis tobillos, sorprendida de ver que mis nuevos pantalones manifestados me 
quedan una pulgada (2.54 cm) más chicos que en la mañana. 

-¿Por qué no fuiste a la enfermería si no te sentías bien? Tu sabes que no tienes permiso de irte así 
como así.-

Fijo mi mirada en ella, deseando poder decirle que no se preocupe, que no desperdicie otro segundo 
más preocupándose en eso ya que terminará pronto. Porque por mucho que la vaya a extrañar, no 
dudo que su vida mejorará. Ella se merece algo mejor que esto. Merece algo mejor que yo. Y es 
bueno saber que pronto tendrá un poco de paz. 

-Ella es una especie de curandero- digo -Una partidaria de la aspirina, y sabes que eso nunca 
funciona en mí. Solo necesitaba regresar a casa y acostarme por un rato. Es la única cosa que me 
funciona. Entonces, solamente... me fui.- 

-¿Y tú?- se inclina hacia mí.-¿Viniste a casa?- y en el momento en el que nuestras miradas se cruzan sé que me está desafiando. Me está probando. 

-No- señalo, mirando hacia la alfombra mientras agito mi bandera blanca. -Conduje hacia el cañón y 
yo solo...- Ella me mira, esperando. -Y yo solo me perdí por un rato.”-Aspiro profundamente y trago fuerte, sabiendo que es lo más cercano a la verdad de lo que puedo contarle. 

-Bella, ¿todo esto es por Edward?- 

Y en el momento en que mis ojos se cruzan con los suyos, no lo aguanto más, y me pongo a llorar. 

-Oh cielo- murmura, abriendo sus brazos, mientras me separo de mi silla y me dejo caer. Todavía 
desacostumbrada a mis larguiruchas extremidades, soy torpe y casi la golpeo contra el piso. 

-Perdón- digo. -Yo...- Pero no soy capaz de terminar. Una nueva carga de lágrimas me sobrepasa, y 
sollozo nuevamente. 

Acaricia mi pelo mientras continuo llorando, murmurando: -Se lo mucho que lo extrañas. Se lo difícil que esto debe ser.-

Pero al segundo de que lo dice, me alejo. Sintiéndome culpable por actuar como si esto solo fuera 
por Edward cuando la verdad solo una parte es por él. Y sobre perder a mis amigos, en Laguna y en 
Oregón. Y sobre perder mi vida, la que construí aquí y aquella a la que regresaré. Porque aunque es obvio que ellos estarán mejor sin mí, y quiero decir todos, inclusive Edward, ni siquiera eso lo hace más sencillo. 

Pero se tiene que hacer. Realmente no hay opción. 

Y cuando lo pienso de esa forma, bueno, no me lo hace más sencillo. Porque la verdad es, cualquiera que sea la razón. Se me ha dado una sorprendente oportunidad que solo se da una vez en la vida. 

Y ahora es tiempo de ir a casa. 

Solo desearía tener un poco más de tiempo para despedirme. 

Y al pensar en eso comienzo a llorar nuevamente, Esme me abraza fuertemente y susurra palabras de aliento, mientras me aferro a ella sostenida en el capullo de sus brazos donde todo se siente a salvo, y cálido, y bien, y seguro. 

Como si todo fuera a salir bien. 

Y mientras me acurruco más cerca, mis ojos se cierran, mi cara enterrada en el lugar en donde se 
unen sus hombros y su cuello, mis labios moviéndose suavemente, silenciosamente, diciendo adiós.
·
·
·
Hola mis dulces lectores!
Esto se esta poniendo cada vez más negro... tienen ganas de leer ya el próximo capítulo? Espero que si! Y también espero  con muchas ganas vuestras opiniones, tanto com por aquí como por la cajita de chat :)
Les deseo un feliz domingo! Mil besos! Los amo!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Buscame también en Google +





El comienzo de una nueva vida * Capítulo 1

Summary: Bella trabaja para Edward un antiguo compañero de clase que fue muy especial y es novia de Jacob. ¿Qué sucederá?
·
·
·
Este fic es completamente propiedad de Mari del blog http://sangreyhielo.com.es 
Los personajes son propiedad de la espectacular Meyer.
Tengo permiso de la autora para publicar su historia en mi humilde rincón que es este blog.
Dicho todo esto, espero que la disfruten!^^
·
·
·


CAPÍTULO 1: Una vida en Forks


Me había mudado a vivir con mi padre a Fork porque mi madre se había vuelto a casar y yo no quería estorbar, ni estar en medio de ellos.

Mi padre me recibió muy contento de saber que iba a vivir con él. Lo había preparado todo para mi llegada, había arreglado mi antiguo dormitorio, me había matriculado en el instituto, me había puesto un ordenador con conexión e incluso me había comprado una camioneta para que me desplazara.

A los pocos días de estar en Fork conocí a Edward Cullen un muchacho muy seductor y guapo que estudiaba en el mismo curso que yo e incluso compartíamos algunas horas juntos.
Después de que me salvara de morir aplastada entre mi furgoneta y la de otro compañero de clase, supe que íbamos a estar juntos, vi en su mirada que yo le atraía, pero no sabia de que manera exactamente.

Y así fue a los pocos días del accidente comenzamos nuestra relación y yo conocí el gran secreto de su familia y suyo “eran vampiros”.Pero a mi no me importaba, ya que incluso le entregue mi virginidad en el lado que había cerca de su casa una noche muy calurosa de verano que se dejo sucumbir por mis encantos a pesar de que siempre que intentaba hacer el amor con él decía que no hasta que estuviésemos casados.
Pero le comencé a decir que ya llevábamos varios años juntos y que tenia que cambiar su mentalidad y comencé a besarlo y el me respondió a la vez que me ayudaba a quitarle la ropa y ayudarme con la mía para acabar entregándonos  a la pasión y al amor que sentíamos, sumergidos en el lago.

Seguimos con nuestra relación hasta que apareció un amigo mío de la infancia y un enemigo suyo ya que era un lobo “Jacob Black”. A pesar de eso mi relación con Edward siguió hasta que terminamos los estudios en el instituto y nos faltaba el ultimo año para terminar la universidad, donde las peleas entre Edward y Jacob provocaron que Edward se alejara de mi, alegando que no quería hacerme daño y tampoco romper el tratado que había echo Carlisle con los quileutes.

Su marcha me dejo tan hundida que parecía una sonámbula, e incluso sus padres y sus hermanos desaparecieron y perdí todo contacto con ellos.
·
·
·






sábado, 28 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 37

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 37


Aunque me sentí como una idiota en el segundo que Bree manifiesta aquel ordenador portátil (Quiero
decir, dah, ¿por qué no pensé en esto?), realmente conseguimos nuestras respuestas bastante
rápido.

Aunque desafortunadamente, esta no era las buenas noticias que yo esperaba.

De hecho, era nada de eso.

Justo cuando todo se une, parece como si fuera destinada a ser - esto todo se deshizo en el
segundo que aprendí que la luna azul, que el más raro de las lunas llenas sólo vienen cada tres a
cinco años, que también resulta ser mi primera y única ventana para viajar en el tiempo, ha
programado su próxima aparición... mañana.

-Todavía no puedo creerlo,- Digo, subiendo de mi coche mientras Bree alimenta el medidor de un
ordenado con una pila en la palma de su mano. -Pensé que esto era solamente otra luna llena, yo no
sabía que había una diferencia, o que ellos son tan raros. Quiero decir, ¿Qué se supone que haga?-

Ella cierra su cartera y me mira.

-Bien, desde donde lo puedo ver, tú tienes tres opciónes.- Presiono mis labios juntos, no segura que quiera oír cualquiera de ellas. -Tú no puede hacer nada en absoluto, y solamente te recuesta y miras mientras todo lo que tú amas y cuidas se deshace completamente, tú puede decidir manejar solamente una cosa a costa de todo lo demás, o tú puedes decirme exactamente qué es lo que pasa aquí, entonces puedo ver si puedo ayudar.-

Suspiro y la miro que esta adelante de mí, con su atuendo habitual de vaqueros descoloridos, anillos
de plata, una túnica blanca de algodón, y sandalias marrones de cuero. Siempre allí, siempre
disponible, siempre dispuesta a ayudarme, incluso cuando no comprendo lo necesito.
Incluso antes cuando yo era despectiva (y si voy a ser honesta, un poco más mezquina), Bree estaba
justo ahí, esperando por mí que viniera, nunca celebraba de mi mala actitud contra mí, ni una vez me
dio la espalda o evitándome en la forma que yo la evité. Es como si ella ha estado preparando todo
ese tiempo, esperando para intervenir como mi hermana psíquica grande. Y ahora, ella es casi la
única que me queda, la única con la que puedo contar, la única que viene guardando el conocimiento de mi verdadero yo, incluso la mayor parte de mis secretos.

Y a la luz de todo solamente aprendo, no tengo ninguna otra opción, sólo decirle. No hay manera de
que me pueda ir por sí sola, como yo esperaba.

-Okey-, cabeceo, convenciéndome a mí misma que no es sólo lo correcto, pero es la única que hacer. -Aquí está lo que necesito hacer.-

Y como encabezamos sobre el secreto, le digo lo que yo vi ese día sobre el cristal. Para explicar
tanto como puedo evitando la palabra, honrando mi promesa a Edward que nunca divulgaré nuestra
inmortalidad. La narración a Bree es que Edward necesitará el antídoto de modo que él pueda
mejorarse, seguido de su "la energía especial roja que beben" entonces él puede reconstruir su fuerza.

Explicando que estoy frente a la posibilidad de elegir entre estar con el amor de mi vida, o salvar
cuatro vidas de su fin.

Por lo tanto, en el momento en que estamos de pie fuera de la tienda donde ella trabaja, la tienda
que he pasado muchas veces antes, pero juré que yo nunca entraría, ella me mira, abriendo su
boca para decir algo, antes de cerrarla de nuevo. Repitiendo este escenario unas cuantas veces
hasta que finalmente pueda balbucear: -Pero mañana, Bella, ¿Tú puedes dejar esto pronto?-

Me encojo, mi estomago se hunde cuando yo oigo que habla en voz alta. Pero el saber que no
puedo esperar otros tres a cinco años, yo cabeceo más segura de lo que me siento cuando la miro y
digo: -Y esto es exactamente por lo qué te necesito para ayudarme con el antídoto y entonces
encontrar una manera de conseguir que él junto con el elix...- Me detengo, con la esperanza de que
no he despertado sus sospechas, tratando de recuperarme cuando digo: -... esa bebida energética roja
para que pueda mejorar. Quiero decir, ahora que sabe cómo entrar en su casa, estoy pensando que puede encontrar una manera de, no sé, echarlo en su bebida o algo- Digo, a sabiendas de que
suena como el peor plan de siempre, pero decidida a ver si funciona. -Y entonces, cuando este mejor... cuando el viejo Edward vuelva... puede explicarle todo lo que ha pasado, y darle la... la bebida de color rojo.-

Ella me mira con una expresión de desacuerdo que no estoy segura como leerlo, entonces falsifico
todo derecho.

-Sé que probablemente me parece que lo que yo escogí va contra el... pero no lo es. Realmente no lo es. De hecho, hay una buena probabilidad de que nada de esto será necesario. Hay una buena probabilidad de que cuando vaya al pasado, todo lo demás volverá también.-

-¿Es eso lo que has visto?- Ella pregunta, su voz suave, apacible.

Niego con la cabeza.

-No, es sólo una teoría, aunque creo que tiene sentido. Quiero decir, No me puedo imaginar ninguna otra manera. Por lo tanto, todas estas cosas que estoy diciendo ahora son sólo por precaución, ya que ni siquiera sea necesario. Lo que significa que no recordaras esta conversación, ya que será como si nunca hubiera ocurrido. De hecho, tú no tendrás ningún recuerdo de haberme conocido. Pero por si acaso estoy equivocada... que estoy segura de que no estoy... pero en el caso que lo este, tengo que tener un plan en su lugar... tú sabe, sólo en ese caso- Yo balbuceo, preguntándome a quien estoy tratando de convencer, a ella o a mí.

Ella agarra mi mano, sus ojos llenos de compasión cuando dice: -Estás haciendo lo correcto, y tienes
suerte. No muchas personas tiene la oportunidad de ir al pasado.-

La miro, mis labios curvándose en una sonrisa.

-¿No muchas?-.

-Bien, nadie yo puedo pensar así de pronto.- Ella ríe.

Pero aun cuando nosotras reímos, cuando la miro otra vez mi voz es seria cuando digo: -Enserio,
Bree, No puedo soportar cualquier cosa que le suceda a él. Quiero decir, Yo... Yo me moriría si yo de alguna manera me entero de que lo hizo... y que era culpa mía...-

Ella aprieta mi mano y abre la puerta de la tienda, llevándome dentro mientras susurra: -No te
preocupes. Puedes confiar en mí.

Sigo su pasado lleno de estantes de libros, un muro de CD, y todo un rincón dedicado a figuras de
ángel, antes de pasar a una máquina para reclamar auras fotografiadas mientras nosotras nos
dirigimos al mostrador donde una mujer mayor con una larga trenza gris está leyendo un libro.

-¿No me di cuenta que tú estabas en el calendario de hoy?- Ella pone abajo su novela y echa un
vistazo entre nosotras.

-No Estoy.-Bree ríe -Pero mi amiga Bella aquí- Ella cabecea hacia mí. -Ella necesita el cuarto de
atrás. -

La mujer me estudia, obviamente tratando de vislumbrar mi aura y conseguir un sentido a mi
energía, entonces fusila a Bree con un interrogatorio en su mirada cuando ella sale vacía.

Pero Bree ríe y cabecea en comentario, señalando que soy digna de acceso " al cuarto de atrás",
independientemente de lo que es.

-¿Bella?- la mujer dice, sus dedos que se arrastran hacia su cuello, preocupados por el pendiente
turquesa que cuelga en su collar de hueso.

Una piedra que, como recientemente aprendí en mi breve estudio de minerales y cristales sobre el
iMac en Summerland, ha sido usada para amuletos destinados a curar y proteger durante unos
cientos de años. Y con la forma en que acaba de decir mi nombre, y por la sospechosa mirada en su
cara, no es como si yo necesitara tener acceso a su mente para saber que ella se pregunta si ella
pudiera necesitar la protección por mí. Ella vacila, mirando entre Bree y yo, luego enfocándose
únicamente en mí mientras ella dice: -Soy Cora-

Eso es todo. Ningún apretón de manos, ningún abrazo de bienvenida. Ella sólo dice su nombre y, a
continuación, va a la puerta, tirando el signo que cuelga de el ¡ABIERTO! A ¡REGRESO EN 1O MINUTOS!

Entonces hace señas para que nosotros la sigamos abajo un pasillo corto con una puerta brillante
púrpura al final.

-¿Puedo preguntar sobre qué es esto?- Ella revuelve en su bolsillo un juego de llaves, todavía
indecisas en cuanto si realmente ella nos dejará entrar.

Bree asiente hacia mí, señalando que es mi turno desde aquí. Entonces carraspeo mi garganta y
meto mi mano en el bolsillo de mis vaqueros recientemente manifestados cuyos dobladillos,
agradecida, que todavía lleguen al piso. Recuperando el arrugado pedazo de papel mientras digo,

-Um, yo necesito algunas cosas.- Me estremezco cuando Cora lo arrebata de mi mano y lo mira.

Dejando levantar su frente, dijo gruñendo algo ininteligible bajo su aliento, y escudriñándome una vez más.

Y solo cuando parece que ella está a punto de cambiar de parecer, ella empuja la lista de regreso a
mi mano, abre la puerta, y hace señas hacia nosotras dentro de la habitación que yo no esperaba.

Quiero decir, cuando Bree me dijo que este era el lugar que obtendría lo que necesito, Yo estaba más
que un poco nerviosa. Estaba segura de me empujaría en algún escalofriante sótano oculto lleno de
todo tipo de extraños, espantosos, cosas de rituales, muñecas Voodoo... cosas como que se ven en
películas o en televisión. De hecho, esto se parece bastante a su promedio, más o menos bien
organizado un closet de almacenamiento. Bien excepto por las paredes brillantes violetas decoradas
por tótems tallados por mano y máscaras. Sin embargo, el archivo de gabinete es bastante estándar,
y cuando ella abre un armario y comienza a registrar, trato de echar una ojeada sobre su hombro,
pero no puedo ver ni una cosa hasta que ella me da una piedra que parece incorrecta de todos modos.

-Piedra Lunar-, dice, notando la confusión en mi cara.

Yo mirando en ella, sabiendo que no se ve como debería, y si bien no lo puedo explicar, algo sobre
que se siente libre. Y no deseo ofenderla ya que sin duda ella no vacilaría a echarme, trago con
fuerza, el tornillo encima de mi coraje, y digo: -Um, necesito esto en la materia prima y sin brillo, en
su forma absoluta más pura... éste solamente parece demasiado liso y brillante para mis necesidades.-

Ella cabecea, casi imperceptiblemente, pero de todos modos está allí. Solo la inclinación más breve
de su cabeza y rizo de sus labios antes de que ella lo sustituya por la piedra que yo pregunté.

-Eso es todo,- digo, sabiendo que solamente pasé su prueba. Mirando fijamente la Piedra Lunar esto
no es ni brillante o bonito, pero con esperanza hará este intento, que es la ayuda en los nuevos
comienzos. -Y entonces voy a necesita un cuenco de cristal de cuarzo, uno que este sintonizado con
el séptimo chakra, una bolsa roja de seda bordadas por monjes tibetanos, cuatro cristales de cuarzo
pulido rosado, una pequeña estrella... no, ¿staur-o-lite? ¿Así es como se dice?- La miro justo a
tiempo para ver su asentimiento. -Ah, y la materia prima más grande de zoisita que usted tenga-

Y Cuando Cora solo está de pie allí con sus manos sobre sus caderas, sé que ella se pregunta como
todos estos artículos aparentemente arbitrarios posiblemente pueden caber juntos.

-Ah, y un pedazo de turquesa, probablemente como el tamaño del que usted se lleva,- digo,
haciendo señas hacia su cuello.

Ella me mira, dándome un fresco, asentimiento superficial, antes de darme la espalda y recolectando
los cristales. Envolviéndolos de un modo casual que pensarías que empaquetaba comestibles en
Productos de alimentación Enteros.

-Ah, y aquí está una lista de hierbas,- digo, metiendo la mano en mi otro bolsillo y recuperando una
hoja arrugada de papel, que entonces le doy a ella. -Preferiblemente plantado durante la nueva luna
y tendido por monjas ciegas en India,- añado, asombrada cuando ella solo toma la lista y cabecea
sin el estremecimiento.

-¿Puedo preguntar para qué es esto?- ella pregunta, sus ojos sobre los míos.

Pero solamente sacudo mi cabeza. Fui apenas capaz de decirle a Bree, y ella es una buena amiga.
Entonces no hay ningún modo que le diga a esta señora, no importa cuán extremo pueda parecer.

-Um, yo preferiría no decir.- Me encojo, esperando ella respetará esto y en lo cierto ya que se
manifiestan estos elementos no funcionan, es imperativo que la primavera sea su fuente original.

Nos miramos la una a la otra, nuestras miradas fijas, firmes. Y aun cuando planifico soportar mi
razón el tiempo que sea necesario, es poco antes de que ella se separe y comience a hojear
rápidamente el archivador, sus dedos que tiran cientos pasados de paquetes mientras digo:

-Ah, y una más cosa.-

Averiguando mi mochila para mi bosquejo de los raros, difícil encontrar la hierba que a menudo era
usada en el Renacimiento Florencia. El ingrediente final tuvo que traer el elixir a la vida.

Entregándosela mientras pregunto: -¿esto le parece familiar?-
·
·
·
Hola mis dulces lectores.
Aquí tienen otra entrega de este capítulo, recuerden que aquí no hay nada mío, ni la historia ni los personajes. Pero como siempre lo comunico al principio de cada capítulo de esta adaptación. 
Espero con muchas ganas vuestros comentarios ^^
Os quiero! Que tengan un feliz fin de semana!

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213
Buscame también en Google +



El comienzo de una nueva vida * Prólogo

Summary: Bella trabaja para Edward un antiguo compañero de clase que fue muy especial y es novia de Jacob. ¿Qué sucederá?
·
·
·
Este fic es completamente propiedad de Mari del blog http://sangreyhielo.com.es 
Los personajes son propiedad de la espectacular Meyer.
Tengo permiso de la autora para publicar su historia en mi humilde rincón que es este blog.
Dicho todo esto, espero que la disfruten!^^
·
·
·




PRÓLOGO

Bella se va a vivir a Forks con su padre Charlie tras la boda de su madre con el que sera a partir de ahora su padrastro.
Ahí conoce a su primer amor Edward un muchacho muy especial y estarán juntos hasta casi terminar la universidad donde los enfrentamientos entre su amado Edward y su gran amigo Jacob se vuelve insoportables.

Pero que les deparara el destino, ¿se volverán a encontrar Bella y Edward?, ¿se quedara Bella con Jacob?........

·
·
·



viernes, 27 de noviembre de 2015

Solos tú y yo * Capítulo 36

Summary: Bella y Edward ya pueden pasar la eternidad juntos, pero que pasaría si Bella pudiera viajar al pasado? Y si el precio fuera perder a Edward?
·
·
·
La autora dice: Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Por y para siempre". Adapatción
·
·
·


CAPÍTULO 36

¿Entonces? Me inclino hacia Bree, con los codos puestos sobre la mesa tratando de mantenerla 
enfocada en mí y no en los monumentos y sonidos de Saint-Germain. 

-Yo sé que soy una Aries- ella se encoje, sus ojos prefiriendo el Río Siena, el Pont Neuf, la Torre 
Eiffel, el Arco del Triunfo, y la Catedral de Notre Dame (los cuales, están todos alineados en hilera en esta versión de Paris) que a mí. 

-¿Es todo?- Muevo mi cappuccino, preguntándome por qué incluso me moleste en ordenarlo al chico 
parecido a una caricatura con bigote, camisa blanca, y chaleco negro, ya que no tengo la intención 
de beberlo. 

Ella suspira, volteando a verme cuando dice: .-Bella, ¿no puedes tan solo relajarte y disfrutar del 
paisaje? ¿Cuándo fue la última vez que estuviste en Paris de cualquier forma?” 

-Nunca-, contesto, poniendo mis ojos en blanco de una forma que ella no puede perderse -Nunca he 
estado en Paris. Y odio arruinártelo, Bree, pero esto...- tomo un momento para mirar alrededor, 
señalando el Louvre, que está justo al lado de la tienda departamental Printemps, la cual está al lado 
del Museo d’Orsay - ...no es Paris. Es como si tomaras una pila de folletos de viaje, tarjetas postales 
francesas y escenas de la adorable caricatura de Ratatouille, lo mezclas todo y voilá, creas esto. 
Quiero decir, ¿viste al mesero? ¿Notaste como trató de mantenerse inclinado y girar y ni una vez se 
cayó?, dudo que el Paris real tenga meseros como ese.- 

Pero aunque pienso que estoy actuando como la mayor aguafiestas, Bree solo sonríe. 

Balanceando su cabello ondulado color castaño sobre su hombro y dice: -Bueno, para tu información, esto es exactamente como yo lo recuerdo. Tal vez estos monumentos no estaban todos alineados, 
pero es mucho más bonito así. Yo realmente asistí a la Sorbona tu sabes. De hecho he mencionado 
la vez cuando...- 

-Eso es estupendo Bree, de verdad- digo. -Y adoro escuchar todo sobre eso, si no estuviera contra 
reloj. Entonces lo que quise preguntar era ¿que si conoces sobre astrología o astronomía o lo que 
sea que involucre la variación de los ciclos de la luna?- 

Ella corta un pedazo de Baguette y le unta mantequilla por un lado diciendo: -¿Puedes ser un poco 
más específica?. 

Busco dentro de mi bolsa y tomo el pedazo de papel en donde anote todo después de mi visión, 
volteándola a ver mientras le digo: -Esta bien, ¿qué es exactamente una luna nueva y cuando 
ocurre?-

Ella le sopla a su café, fijando su vista en mí cuando dice: -la luna nueva es cuando el sol y la luna, 
ambos, están en conjunción, lo que significa que cuando los ves desde la tierra, ambos parecen 
ocupar el mismo espacio en el cielo y por eso la luna no refleja la luz del sol, lo que también significa que no se puede ver porque su lado oscuro da hacia la tierra.- 

-Pero eso ¿qué significa? ¿Simboliza algo?- 

Ella asiente partiendo otro pedazo de baguette cuando dice: -Es un símbolo para nuevos comienzos, 
rejuvenecimiento, renovación, esperanza, cosas como esas. Es también un buen tiempo para hacer 
cambios, dejar malos hábitos o incluso malas relaciones- Dejando claro el punto con su mirada. 

Pero yo solo la ignoro y sigo adelante sabiendo que ella se refiera a Edward y yo, sin tener idea de 
que no solo planeo terminarlo, planeo eliminarlo. Porque por mucho que lo ame, por mucho que no 
pueda imaginar un futuro sin él, realmente creo que es lo mejor para todos. Nada de esto debería de 
haber pasado. Es antinatural. No está bien, y ahora es mi trabajo ponerlo todo de vuelta. 

-Entonces ¿cuándo ocurre eso en relación a la luna llena?- pregunto, viendo como cubre su boca 
cuando mastica. 

-La luna llena ocurre alrededor de 2 semanas después de la luna nueva. Es cuando la luna reflecta al 
máximo la luz del sol, lo cual desde la tierra, la hace parecer completa, ya que no es como si se 
fuera a alguna parte. Oh ¿y en cuanto a lo que simboliza? ¿Tú quieres conocer eso no?- Sonríe. -La 
luna llena es todo sobre abundancia, complemento, una especie de maduración de las cosas en 
todos sus poderes. Y desde que la energía de la luna es la más poderosa en este punto, está 
también llena de poder mágico.- 

Asiento, tratando de digerir todo lo que acaba de decir, y tomando la más pequeña indicación de 
entendimiento por lo que esas frases son tan importantes para mí plan. 

-Todas las fases de la luna simbolizan algo- Bree se encoje. -La luna juega un rol poderoso en la 
ciencia antigua y como se dice controla las mareas. Y desde que nuestros cuerpos están 
constituidos en su mayor parte de agua, algunos dicen que nos controla. ¿Sabías que la palabra 
lunático proviene de la palabra luna en latín (luna)? Oh y no olvides la leyenda del hombre lobo- 
¡todo alrededor de la luna llena!- 

Por dentro, pongo mis ojos en blanco. No hay tales cosas como hombres lobo, vampiros o demonios... solo inmortales y los inmortales renegados que quieren matarlos. 

-¿Puedo preguntar por qué estás preguntando todo esto?- ella dice, bebiendo el último sorbo de su 
expreso y dejando la taza a un lado. 

-En un minuto- digo, mis palabras recortadas, concisa, mucho menos conversadora que ella. 

Pero a diferencia de ella yo no estoy vacacionando en Paris, solamente soporto la vista para obtener 
las respuestas que necesito. 

-Una última cosa, ¿qué es tan especial de la luna llena durante l’heure bleue, u hora azul como es comúnmente llamada?-

Ella me voltea a ver, sus ojos desorbitados, su voz sin aliento cuando dice: -¿Te refieres a la luna 
azul? 

Yo asiento, recordando como la luna estaba tan azul en la imagen, que prácticamente se mezclaba 
con el cielo. Después analizando este símbolo de una luna azul real de color brillante y palpitante. Yo digo: -Sí, pero la luna azul específicamente durante la hora azul, ¿qué sabes sobre eso?- 

Ella inhala profundamente mirando a la distancia mientras dice: -lo que la corriente principal piensa 
es que la segunda luna llena en un mes constituye la luna azul. Pero hay otra escuela de pensamiento esotérico que dice que la verdadera luna azul ocurre cuando hay 2 lunas llenas no necesariamente dentro del mismo mes, pero si dentro del mismo signo astrológico. Es considerado un día santo, donde la conexión entre las dimensiones es muy poderosa, haciéndolo el tiempo ideal para la meditación, orar, y viajes místicos. Se dice que si aprovechas la energía de la luna azul durante l’heure bleue (hora azul) todo tipo de magia puede ocurrir. Las únicas limitaciones, como siempre, son las propias.- 

Ella me mira, preguntándose qué planeo, pero no estoy lista para compartirlo todavía. Después ella 
sacude su cabeza: -Pero solo para que lo sepas, una luna azul genuina es muy rara, solamente 
ocurre cada 3 o 5 años.- 

Mi estómago se retuerce y mis manos se tensan a cada lado de la silla 

-¿Y conoces cuándo ocurrirá la siguiente luna azul?- Mientras pienso: ¡Por favor que sea pronto, por favor que sea pronto! 

Sintiéndome como si fuera a vomitar y echar todo cuando ella sacude la cabeza y dice: -No tengo 
idea. 

¡Pero claro! lo más importante que necesito conocer... es lo que ella no sabe. 

-Pienso que sé donde lo podemos averiguar.- Ella sonríe. 

Sacudo mi cabeza, solo para informarle que es todo lo que puedo decirle, mi acceso a los registros 

Akashic ha sido revocado, cuando ella cierra los ojos, un segundo después aparece una iMac 
plateada. 

-¿Google, para cualquiera?- Ella ríe, empujándola hacia mí.
·
·
·
Hola amores míos! Como les está tratando este viernes? Espero que estén genial ^^
No se podrán quejar  ya que llevo subiendo capítulo toda la semana!! La verdad es que estoy muy emocionada, y espero que ustedes también lo estén tanto como yo :)
Les deseo un feliz fin de semana! 

Instagram: maria213s
Twitter: @MaRiia213
FF: https://www.fanfiction.net/~mariia213






Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)