Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

viernes, 30 de marzo de 2012

Solos tú & yo * Capítulo 29






ADAPTACIÓN

Capítulo 29:

Salgo del salón a toda velocidad y bajo por las escaleras. Mi vista está tan nublada y mi corazón late tan fuerte, que no me doy cuenta que Senna y Zafrina están allí hasta muy tarde cuando Zafrina ya esta tirada en el suelo.


-Ay Dios mío, lo siento tanto, yo...

Me inclino y le ofrezco mi mano, esperando que ella la agarre y así poder ayudarla a ponerse en pie.

Y mientras le pregunto varias veces si está bien, me estremezco de la vergüenza cuando ella ignora mi mano y pasa el trabajo de ponerse en pie ella sola. La observo mientras se arregla su falda y se sube las medias y observo asombrada como sus rodillas flacuchas se curan instantáneamente, porque nunca antes había considerado la posibilidad de que ellas podrían ser como yo.

-¿Tú... tú eres...?

Pero antes de que pueda pronunciar la palabra, Zafrina mueve la cabeza y dice: 

-Por supuesto que no. -Asegurándose de que sus medias estén exactamente a la misma altura. -Nosotras no somos nada como tú- dice ella entre dientes, alisando su chaqueta azul y falda de cuadros. Luego ella mira a su hermana, que es más amable, y esta está moviendo su cabeza.

-Zafrina, por favor. Recuerda tus modales...- Senna frunce el ceño.

Pero aunque Zafrina continúa mirándome fulminantemente, su voz es más suave cuando dice:

-Bueno, no lo somos.

-¿Entonces... entonces tú sabes lo que soy?- Le pregunto mientras escucho a Zafrina pensar: ¡Pues claro! Mientras Senna asiente solemnemente. 
-¿Y piensas que soy mala?
Zafrina pone los ojos en blanco, mientras Senna sonríe gentilmente y dice: 
-Por favor, ignora a mi hermana. Nosotras no pensamos nada de eso. No estamos en posición de juzgar.

Yo las observo a ambas, reparando en la piel pálida, en sus enormes ojos oscuros, en el flequillo cortado de manera sesgada, como si hubiese sido con una navaja y en los delgados labios. Sus rasgos son tan exagerados que parecen personajes de manga y no puedo evitar pensar lo extraño que es que dos personas sean tan idénticas por fuera y tan diferentes por dentro.

-Dinos que has aprendido- dice Senna sonriendo, mientras toma la delantera en la carretera, asumiendo que la vamos a seguir, lo cual hacemos. -¿Encontraste las respuestas que buscabas?

Y más.

Me he quedado sin habla y con los ojos enormes desde que ese cristal se quedó en blanco. No tengo idea de qué hacer con todo es conocimiento que se me ha dado. Pero sé muy bien que tiene el potencial de cambiar, no solo mi vida, si no la del mundo entero y aunque debo admitir que tener acceso a un conocimiento tan poderoso es increíble; la responsabilidad que eso conlleva es enorme.

O sea ¿qué se supone qué haga ahora que lo sé? ¿Me habrán dado esa información por alguna razón de carácter global? ¿Estarán esperando algo de mí y yo ni siquiera lo sé? Y si no es así, ¿entonces para qué?

En serio ¿por qué a mí? Seguramente no soy la primera persona que pregunta este tipo de pregunta. ¿O lo soy?

Y la única respuesta convincente que imagino es que tal ves se supone que yo regrese al pasado.

Quizá se supone que regrese.

No para detener asesinatos, detener guerras y básicamente cambiar el curso de la historia;
simplemente no creo que sea la chica adecuada para ese trabajo. Pero sí creo que se me ha mostrado esta información por una razón, una que lleva directamente a lo que he estado pensando durante todo este tiempo: que todo el asunto del accidente, mis poderes psíquicos y el que Edward me haya hecho inmortal fue un terrible error. Y si puedo volver en el tiempo e impedir que el accidenta suceda, entonces todo podría ser de la manera que era antes. Podría regresar a Oregón y regresar a mi antigua vida como si esta vida nunca hubiera ocurrido. Lo cual es lo que he estado deseando todo el tiempo.

¿Pero y qué pasará con Edward? ¿Él también regresará al pasado? Si eso pasara ¿seguirá él estando con Tanya hasta que ella se las arregle para matarme y hacer que todo vuelva a ocurrir? ¿Estaré solo retrasando lo inevitable? ¿Seguirá todo igual, excepto por mí? ¿Morirá Edward a manos de Emmett, mientras yo estoy en Oregón completamente ignorante de su existencia? Y si ese es el caso ¿cómo podría dejar que eso sucediera? ¿Cómo puedo darle la espalda a la única persona que he amado?

Sacudo mi cabeza y veo que Senna y Zafrina aún me están observando, esperando por mi respuesta.

Pero no tengo la menor idea de qué decir, así que en cambio me quedo allí parada y boquiabierta como una idiota pensando cómo, incluso en Summerland, un lugar de amor y perfección absoluta, sigo siendo una boba.

Senna sonríe y cierra sus ojos mientras sus brazos se llenan de tulipanes rojos. Hermosos tulipanes rojos que ella pronto me ofrece.

Pero yo me rehúso a tomarlos y las miro con los ojos entrecerrados, mientras retrocedo y me alejo.

-¿Qué estas haciendo?- Las observo a ambas y mi voz es tenue y frágil mientras me doy cuenta que ellas se ven igual de confundidas que yo.

-Lo siento- dice Senna intentado calmarme. -No estoy segura de por qué lo hice. El pensamiento simplemente apareció en mi cabeza y...

Yo observo como los tulipanes se disuelven en sus dedos, regresando al lugar de donde vinieron.

Pero el que ellos hayan desaparecido no hacen ninguna diferencia y todo lo que quiero es que ellas también se vayan.

-¿Aquí nada es privado?- Grito, sabiendo que estoy exagerando, pero soy incapaz de detenerme porque si esos tulipanes fueron algún tipo de mensaje, si ella estaba escuchando mis pensamientos y estaba intentando persuadirme de que dejara el pasado y me quedara aquí, bueno, eso
definitivamente no es asunto suyo. Ellas podrán saber todo sobre Summerland, pero no saben nada sobre mí y no tienen ningún derecho a meterse. Ellas nunca han tenido que tomar una decisión como esta. Ellas no tienen idea de cómo se siente el perder a todas las personas que alguna vez amaste.

Retrocedo otro paso y veo como Zafrina frunce el ceño, mientras Senna mueve la cabeza y dice:
-No hemos escuchado nada. De verdad. No podemos leer todos tus pensamientos, Bella. Solo leemos los que se nos permiten. Lo que sea que viste en los registros akashicos es solo tuyo. Nosotras estamos solo preocupadas por tu sufrimiento. Eso es todo. Nada más y nada menos.

Yo entrecierro mis ojos sin confiar en ella ni por un segundo. Probablemente han estado todo el tiempo fisgoneando en mis pensamientos porque de otra manera ¿Por qué me darían los tulipanes? ¿Por qué manifestar eso?

-Yo ni siquiera estaba visitando los registros akashicos- le digo. -Esta habitación era...- hago una pausa, tragando con dificultad mientras recuerdo el olor de los brownies de mi mamá, cómo se sentía la manta de mi abuela y sé que puedo volver a tener todo eso. Lo único que tengo que hacer es esperar el día y la hora correcta para poder regresar con mi familia y amigos. Yo sacudo la cabeza y me encojo de hombros. -Esta habitación era diferente.

-El Salón Akashico tiene muchas caras- Senna asiente. -Se transforma en lo que sea que necesites.

Ella me mira, sus ojos estudiando mi cara mientras me dice:
-Nosotras nos presentamos nada más que para ayudar, no para hacerte sentir mal o confundirte.

-¿Qué? ¿Ahora ustedes son como mi ángel de la guarda o guía espiritual? ¿Dos hadas madrinas vestidas como colegialas?

-No.- Dice Senna riendo.

-¿Entonces quiénes son ustedes, qué están haciendo aquí y cómo es que siempre se las arreglan para encontrarme?

Zafrina me fulmina con la mirada y toma a su hermana por la manga, urgiéndola a irse. Pero Senna se queda inmóvil, mirándome a los ojos cuando dice:
-Nosotras estamos aquí solamente para asistir y ayudar. Eso es todo lo que necesitas saber.

Yo la miro por un momento, luego a su hermana, y después sacudo la cabeza y me voy. Ellas son deliberadamente misteriosas, demasiado raras y algo me dice que sus intenciones no son buenas.

Aún cuando Senna me llama, yo sigo caminando determinada a poner cierta distancia entre nosotras, mientras me acerco a una mujer con pelo castaño que está esperando afuera del teatro. Una mujer que, al menos de espalda, se parece mucho a Bree.


1 comentario:

  1. extrañaba la historia ,pero vale la espera,me encanto,gracias nena...

    ResponderEliminar

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)