Hola a todo aquel que se tome su tiempo para pasar por este humilde rincón. En este blog, se publicarán mis fics, esos que tanto me han costado de escribir, y que tanto amo. Alguno de estos escritos, contiene escenas para mayores de 18 años, y para que no haya malentendidos ni reclamos, serán señaladas. En este blog, también colaboran otras maravillosas escritoras, que tiene mucho talento: Lap, Arancha, Yas, Mari, Flawer Cullen, Silvia y AnaLau. La mayoría de los nombres de los fics que encontraras en este blog, son propiedad de S.Meyer. Si quieres formar parte de este blog, publicando y compartiendo tu arte, envía lo que quieras a maria_213s@hotmail.com

Translate

martes, 22 de marzo de 2016

¿Nuestro destino? * Capítulo 5

Summary: Bella y Edward han viajado por muchas vidas, han combatido a centenares de enemigos oscuros, para poder estar juntos. Pero cuando su deseado destino casi esta en sus manos, Edward cae en una maldición poderosa. Un simple contacto entre ellos le causaría la muerte a Edward llevándoselo a Shadowland. Bella desesperada por salvar a Edward, consigue ayuda de un surfo: James. Aunque se acaban de conocer, James le resulta muy familiar. Traicionando a Edward, Bella es atraída por James, con su cabellera rubia, sus ojos verdes, sus poderes mágicos y un pasado muy misterioso. Bella sabe que Edward es su alma gemela y nunca lo olvidara. Pero al pasar del tiempo, su conexión con James crecerá más y será más fuerte, poniendo a prueba su amor por Edward como nunca antes...

N/A:  Los personajes son de la magnifica Meyer. Continuació de "Solos tú y yo". Adapatción del libro de Alison Nöel Shadowland





CAPÍTULO 5


Cuando llego a la mesa del almuerzo, me siento al lado de Edward, aliviada al encontrar todo tan normal como cualquier otro día. La mano enguanta de Edward me aprieta la rodilla mientras escaneo, rápidamente, el campus en busca de Emmett, a la vez que él piensa: 

―Se ha ido.‖
 
¿Ido? Me quedo boquiabierta, esperando que él piense ―ido‖ como en que no está en los alrededores, como oposición ha ―ido‖ en un montón de polvo. Pero Edward sólo se ríe, el suave sonido reverberante de su cabeza a la mía.
 
―No aniquilado. Te lo aseguro. Sólo ausente, eso es todo. Se marchó hace unos minutos con un tipo al que nunca había visto antes.‖ 

―¿Hablaron? ¿Trató de provocarte?‖  Edward sacude la cabeza, sus ojos mirando a los míos mientras yo agrego: ―Bien, porque no podemos permitirnos el lujo de ir tras él. ¡No tiene el antídoto, él lo admitió! Lo que significa que todo lo que tenemos que hacer ahora es encontrar una manera de…‖ 

―Bella.‖  Él frunce el ceño. ―¡No es posible que le creas! Esto es lo que hace Emmett. Miente y
manipula a todos a su alrededor. Tienes que permanecer lejos de él… él te está utilizando.
No se puede confiar en él.‖ 

Sacudo mi cabeza. Esta vez es diferente. Puedo sentirlo. Y necesito que Edward también lo sienta. 

―Él no está mintiendo, en serio. Dijo que…‖ 

Ni siquiera termino la idea antes de que Rosalie se incline hacia delante, mirando a ambos lados entre nosotros, mientras dice: 

―Bueno, eso es todo. Sólo que, ¿qué diablos está pasando aquí? En serio, ya basta.‖ Yo  me doy cuenta de cómo su aura amarilla amistosa cambia de forma brusca a la dureza deliberada de su conjunto negro. Sabía que significaba que no tiene mala voluntad, que ella está, definitivamente, preocupada por nosotros. ―En serio, es como… es como su tuvieran algún tipo de forma espeluznante de comunicarse. Como gemelos o algo así. Sólo que el vuestro es en silencio y más inquietante.‖ Me encojo de hombros y abro mi paquete de almuerzo, pasando por los movimientos de desenvolver el sándwich que no tengo planeado comer, decidida a ocultar cuánto me ha alarmado su pregunta. Golpeé mi rodilla contra la de Edward, telepáticamente instándolo a intervenir y manejar el asunto, ya que no tengo ni idea de lo que decir.
―No intentéis hacer parecer que no está sucediendo.‖ Sus ojos se estrecharon por la sorpresa. ‖ He estado viéndolos por un tiempo y ya están empezando a asustarme.‖ 

―¿Qué te está asustando?‖  Alice mira hacia arriba, levantando la vista de su teléfono, pero sólo un momento antes de volver a los mensajes de texto de nuevo. 

―Esos dos.‖  Señala con una uñas cortas y pintadas de negro con un pedazo de glaseado rosa pegado en la punta. ―Te lo juro, se vuelven más extraños cada día‖. 

Alice asiente con la cabeza, dejando su teléfono mientras se toma un momento para mirarnos. 

―Sí, he querido mencionar eso antes. Chicos, ustedes son  raros.‖  Ríe.
 
―Oh, ¿y el conjunto de Michael Jackson, la cosa del guante?‖ sacude la cabeza y frunce los
labios.  ―Así que no está funcionando para ti. Ese aspecto está tan pasado de moda que incluso tú no puedes traerlo de vuelta.‖ Rosalie frunce el ceño, molesta por la broma de Alice, dado que ella trata de ser seria. ―Ríete todo lo que quieras.‖ Dice con la mirada constante y firme. ‖Pero algo pasa con esos dos. Puede que no sepa qué, pero voy a averiguarlo. Voy a llegar al fondo de todo esto. Ya lo verás.‖ 

Estoy a punto de hablar cuando Edward sacude la cabeza y revuelve su bebida roja, inclinado hacia Rosalie mientras dice: 

―No pierdas tu tiempo, no es algo siniestro como piensas‖ Sonríe con su mirada fija en ella.
―Estamos practicando la telepatía, eso es todo. Intentar leer la mente del otro en lugar de hablar todo el tiempo. Así dejamos de meternos en problemas en las clases.‖  Se ríe, haciendo que apriete mi sándwich tan fuerte que un chorro de mayonesa sale por los lados. Boquiabierta porque mi novio acaba de decidir de manera arbitraria romper nuestra regla número uno: ¡No le digas a nadie lo que somos o lo que podemos hacer! 

Calmándome ligeramente cuando Rosalie pone los ojos en blanco y dice: 

―Por favor, no soy una idiota‖.

―No estaba implicando que lo fueras‖ Edward sonríe. ―Es muy real, te lo aseguro. ¿Te gustaría probar?‖ Me congelo, cuerpo sólido, inmóvil, como si asistiéramos a un desastre en el lado de la carretera. Sólo que ese desastre en particular soy yo. ―Cierra los ojos y piensa en un número entre uno y diez‖  Asiente, su mirada serena se reúne con la suya. ―Focaliza ese número con todas tus fuerzas. Míralo en tu mente tan claramente como puedas y, en silencio, repite el sonido una y otra vez. ¿Entendido?‖ Ella se encoge de hombros, y junta las cejas como si estuviera en una concentración profunda. A pesar de todo, lo que se necesita es un vistazo rápido a su aura, transformándose en un verde oscuro engañoso y un breve vistazo a sus pensamientos para ver que sólo está fingiendo. La elección de concentrarse en el color azul en lugar de un número aleatorio como Edward dijo. Miro entre ellos, sabiendo que ella está junto con él, segura de que su oportunidad de cada diez para conseguir el número correcto trabaja demasiado a su favor. Frotándose la barbilla, sacude la cabeza y dice: 

―No parece que esté recibiendo nada. ¿Estás segura de que estás pensando en un número entre el uno y el diez?‖ Ella asiente, profundizando su enfoque en un hermoso color azul vibrante.
 
―Entonces, debemos tener los cables cruzados.‖ Se encoge de hombros. ―Yo no estoy recibiendo ningún número.‖

―¡Inténtalo conmigo!‖ Alice, abandona su teléfono y se inclina hacia Edward. Los ojos apenas cerrados, los pensamientos difícilmente enfocados antes de que Edward jadeé: ―¿Te vas a Florencia?‖ eAlic sacude la cabeza. ―Tres. Para tu información, era el número tres.‖ 
 
Pone los ojos en blanco y sonríe. ―Y, por cierto, todo el mundo sabe que voy a Florencia.
Buen intento.‖ ―Todos menos yo.‖ Dice Edward, la mandíbula apretada, y con la cara pálida de repente.

―Bueno, estoy seguro de que te lo dijo Bella. Ya sabes, telepáticamente.‖ Se ríe, volviendo
a su teléfono otra vez. Me acerco a Edward, preguntándome por qué está tan molesto por el viaje de Alice. Quiero decir, sí, él solía vivir allí, ¡pero eso fue hace cientos de años! Aprieto su mano, pidiéndole que me mire, pero sólo observa a Alice con esa misma mirada afectada en su rostro.
 
―Buen intento con todo lo del ángulo de la telepatía.‖ Dice Rosalie, pasando el dedo por la
parte superior de su pastelito que está cubierto con glaseado de fresa. ―Pero me temo que vas a tener que intentar un poco más que eso. Todo lo que has conseguido demostrar es que son aún más extraños de lo que yo pensaba. Pero no te preocupes, voy a llegar al fondo de esto. Voy a exponer su pequeño y sucio secreto en poco tiempo.‖ Contengo una risa nerviosa, esperando que ella sólo esté bromeando. A continuación, miró en su mente sólo para ver que ella está diciéndolo en serio.
 
―¿Cuándo te vas?‖ pregunta Edward, pero sólo por iniciar una conversación, ya que ha
descubierto la respuesta en la cabeza de Alice. 

―Pronto, pronto, pero no lo suficiente.‖ Dice ella, iluminándosele los ojos.
 
―¡Que comience la cuenta regresiva!‖ Edward asiente con la cabeza, su mirada se ablanda
mientras dice: ―Te va a encantar. Todo el mundo la ama. Firenze es hermoso, un lugar encantador.‖ ―¿Has ido?‖ Preguntan al mismo tiempo Alice y Rosalie. Edward asiente con la cabeza, mirando a lo lejos. ―Viví ahí una vez… hace mucho tiempo.‖ Rosalie miraba entre nosotros, entornando los ojos de nuevo antes de decir: 
―Tanya y Emmett también vivieron allí.‖ Edward se encoge de hombros con expresión ambigua, como si la conexión no significara nada para él.
 
―Bueno, ¿no te parece que es un poco extraño? Todos ustedes vivieron en Italia, en el
mismo lugar, y todos acabaron aquí, a pocos meses los unos de los otros, ¿no?‖  Ella se inclina hacia él, abandonando su pastelito en busca de algunas respuestas.

Pero Edward, está sólido, negándose a ceder ni a hacer nada que pueda a dar de hablar. Él sólo toma un sorbo de su bebida roja y levanta los hombros de nuevo, como si no valiese la pena entrar en eso.
 
―¿Hay algo que deba ver mientras esté allí?‖ pregunta Alice, más para romper la tensión. ―¿Cualquier cosa que no debería perderme?‖ Edward mira de reojo, fingiendo pensar, aunque la respuesta llega rápidamente.
 
―Todo lo de Florencia vale la pena verlo. Pero, sin duda, tienes que ver el Ponte Vecchio,
que es el primer puente en cruzar el río Arno y el único que quedó en pie después de la guerra. Ah, y deberías visitar la Galería de la Academia, que alberga el David de Miguel Ángel, entre otras obras importantes, y, tal vez, el…‖ ―Definitivamente, golpearé al David.‖ Dice Alice. Así como el puente, y el famoso Duomo II, y todos los temas que vienen al principio de la guía, los diez primeros, aunque estoy más interesada en los más pequeños, lugares especiales, fuera de la ruta tan trillada típica, ya sabes, sitios de moda donde van todos los florentinos. Emmett deliraba acerca de este único lugar, no recuerdo el nombre, pero se supone que en la casa hay algunos objetos oscuros, artefactos, pinturas del Renacimiento y cosas que muy pocos conocen. ¿Tienes algo así? O incluso clubes, tiendas ¿ese tipo de cosas? Edward lo mira, su mirada es tan intensa que me envía un escalofrío por la espalda.
 
―Nada de improviso.‖ Dice, tratando de suavizar el aspecto, aunque su voz revela una ventaja definitiva.‖ Aunque cualquier lugar que reclame ser una gran casa de arte, pero
que no esté en la guía es probablemente una falsificación. El mercado de antigüedades se ha llenado de falsificaciones. No debes perder el tiempo cuando hay tantas otras cosas más interesantes por ver.‖ Alice, se encoge de hombros, aburrido de la conversación y vuelve a los mensajes de texto de nuevo.
 
―Lo que sea.‖ Murmura, los pulgares tocando rápidamente el teclado. ―No te preocupes,
Emmett dijo que me haría una lista.‖


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Graciias por dejar tus palabras, estas hacen que quiera seguir escribiendo, y que cada día le ponga más ganas!!

Gracias al blog smilersheart.blogspot.com
por esta firma :)